Google+ Followers

Google+ Followers

13 junio, 2007

DIGITALIZACIÓN DE DOCUMENTOS MEDIEVALES EN MURCIA

Digitalización de documentos medievales murcianos en Internet.
[Digitization of medieval documents from the Region of Murcia, Spain, now available on the Net]

Con el nombre de Archivos Medievales de la Región de Murcia, podemos acceder a una interesante colección de documentos datados en el periodo medieval procedentes de distintos archivos de la región, accesibles a partir de la URL: http://www.regmurcia.com/servlet/integra.servlets.ServletLink?sit=c566

El acceso está guiado de forma intuitiva mediante un mapas de la comunidad, con los enlaces a cada uno de los archivos de procedencia de los documentos. El proyecto es producto de la primera fase del proyecto CARMESI, digitalizándose, según la información de la presentación de esta "web", la totalidad de los documetnos medievales que se conservan en los archivos públicos de la región murciana datados entre 1245 y 1504. La colección actual comprende 70.000 imágenes.

En la segunda parte se han digitalizado las Actas Capitulares del siglo XVI de todo el Reino de Murcia, creándose una colección de 105.000 imágenes.

El Proyecto CARMESI ha sido desarrollado por la Comunidad Autónoma de Murcia atendiendo a su programa de protección y conservación del patrimonio documental de la región, mediante la aplicación de las nuevas tecnologías de la información y de las comunicaciones (TIC); además de ser una valiosa herramienta de difusión. CARMESÍ proyecta la digitalización de la totalidad de documentos medievales custodiados en todos los archivos de la Región murciana. El proyecto está auspiciado por la Consejería de Industria y Medio Ambiente, en colaboración con la de Educación y Cultura, la Fundación Integra, la Fundación Séneca y todos los Ayuntamientos de la Región de Murcia con archivos que suscribieron Convenios de Colaboración. CARMESÍ se corresponde a "Catalogación y digitalización del Patrimonio Histórico Documental de la Región de Murcia". La primera fase ha tenido lugar en el año 2005.

Los documentos proceden de los archivos municipales de Murcia, Caravaca, Lorca, Mula, Moratalla, totana y Yecla, así como del Archivo Histórico Provincial de Murcia. La tipología documental abarca actas capitualres, pergaminos, cartas reales, protocolos y otras tipologías variadas. La segunda fase fue proyectada para 2006, abarcando las actas capitulares del siglo XVI.

En una sencilla página se indica al usuario información sobre las tipologías documentales de los documentos que podrá leer, así como una interesante aunque breve nota sobre el arca del concejo, materialización del archivo de los concejos castellanos de la Edad Media y Moderna.

El acceso a los documentos se realiza mediante un interfaz en el que el usuario debe registrarse previamente para obtener sus códigos (login de usuario y contraseña).

Otra forma de acceder es mediante los enlaces por cada una de las poblaciones en el mapa de la región. Accedemos a una pantalla con una selección documental, con una esencial información descriptiva y a partir de una miniatura del documento se accede a una copia amplificada.

Alfonso Sánchez Mairena

11 junio, 2007

DIGITALIZACIÓN ARCHIVO CATEDRAL COMPOSTELA

El Archivo de la Catedral de Santiago de Compostela ofrece a los investigadores imágenes digitalizadas de los fondos existentes en el Archivo Vaticano. [Digitization of Vatican documents at the Archive of Santiago de Compostela Cathedral]

Según noticia aparecida en el diario "La Voz de Galicia", el Archivo de la Catedral compostelana ha recibido una primera remesa de 580 imágenes digitales de documentos conservados en el Archivo Vaticano.

Las imágenes son producto de los servicios de reprografía de los archivos vaticanos, pues están en formato de difusión o "jpeg". Los documentos están siendo localizados por el investigador y técnico de ese archivo, don José Manuel Sánchez Sánchez, en el transcurso de la realización de su tesis doctoral sobre "La Iglesia de Santiago y el Pontificado en la Edad Media".

Esta documentación, según el Diario, será editada próximamente como "Colección de documentación medieval de la Iglesia de Santiago" en el año 2010, coincidiendo con el próximo año santo. Asimismo, está previsto contextualizar estos fondos en una gran exposición dedicada a "Compostela y el Pontificado de Roma".

Es de elogiar este nuevo proyecto que ayudará a los investigadores de nuestro país el acceso a tan importante fuente de información de una de las instituciones eclesiásticas medievales más importantes de la Edad Media española en su conjunto.

Sólo queremos hacer un comentario al título de la noticia del 31 de mayo de 2007 que expresamente dice: "El Archivo de la Catedral recupera documentos medievales inéditos". De nuevo, este diario, cuando aborda una noticia referente al Patrimonio Histórico Documental muestra una carga de subjetivismo que altera el mensaje que contiene la noticia verdadera.

No se están recuperando documentos, puesto que esta sería la documentación del Archivo Vaticano, producida por la institución u oficina pontificia que ejercía en su día las labores de cancillería. Todos sabemos que un archivo se produce tanto por la acumulación de documentación generada por la institución, como por los documentos recibidos durante su gestión. La documentación vaticana, si procede de los Registros pontificios, sería copia de la que en su día se emitió en la cancillería vaticana, cuyo original se dirigió al arzobispo compostelano o al capítulo catedralicio, en cuyo archivo se debería encontrar ese documento, sin no se hubiera perdido en los avatares de la historia y por los que pasaron los archivos eclesiásticos.

Es el mismo caso de la documentación que en su día expediría la cancillería arzobispal compostelana, su maestrescuela o sus notarios apostólicos, dirigida a Roma, donde probablemente encontremos originales compostelanos dirigidos al Pontífice romano. No por ello, los documentos están en Roma de forma ilegítima. No debemos perder la lógica de la realidad.

Por ello, titulares periodísticos como el indicado crean confusión en el ciudadano medio que cree que Galicia ha sido objeto de un expolio contínuo en sus documentos y archivos, cuando no ha sido así. Sería tan absurdo como si en el resto de España se exigiera a la sede compostelana que devolviera el dinero que durante siglos se pagaba por el denominado "Voto de Santiago" del que se benefició la iglesia compostelana y que invertiría en Galicia, máxime cuando desde el siglo XVIII se sabe que el documento original del Voto fue una falsificación medieval. De hecho, un canónigo de Lugo a caballo entre el siglo XVIII y el XIX publicó un ensayo al respecto.

No es la primera vez que la prensa gallega peca de cierto sensacionalismo en estos temas, y crea expectativas que no tienen base ninguna. Menos mentalidad de aldea y más visión universal de las cosas.

El cabildo catedralicio no ha "recuperado" nada en sentido literal, pues seguramente esos documentos nunca le pertenecieron, más allá de haber sido partícipe en su tramitación, unas veces como emisor y otras como recpetor, al igual que la cancillería vaticana. En sentido figurado el archivo del capítulo compostelano se ha enriquecido con unas copias reprográfica que ayudarán inestimablemente a los investigadores interesados en la historia de esa institución.

Debemos tener cuidado con la manipulación de la realidad histórica. Pues, absurdo y peligroso es al mismo tiempo cuando se escucha a ciertos sectores islamistas de o en nuestro país, que se devuelva a la "¿mezquita?" de Córdoba, más bien la catedral de Córdoba, las puertas y campanas que debieran estar en Compostela, que fueron enviadas por Fernando III tras la recuperación de la capital bética a mediados del siglo XIII. Tesis infundada, además apoyada por ciertos sectores "progresistas", que no saben que Fernando III, de origen gallego, lo que hacía era deshacer el agravio para los hombres de su época, por el cual, Almanzor tras asolar Compostela en el siglo X, llevó a Córdoba las campanas de la catedral sobre las puertas de la basílica a hombros de prisioneros cristianos. Evidentemente, hechos muy alejados de nuestra mentalidad moderna, afortunadamente. Pero este tipo de argumentos se deben usar con cuidado, pues la historia no es literatura ni novela histórica, sino filosofía de la vida basada en hechos racionalmente comprobables y sustentados en pruebas demostrables.

Absurdos que nos toca vivir en esta sociedad, que se cree muy culta y adolece de exceso de información y de poca base y fundamentos. Un ejemplo es el anuncio que ciertad cadenas de radio en programas de máxima audiencia hacen, con una intencionalidad inmejorable, para apoyar la candidatura de la Alhambra de Granada como monumento de la humanidad. La propaganda reconstruye la partida del antiguo rey Boabdil, usando la tradición que indica que que su madre le recriminaba que no llorara como mujer lo que no había sabido defender como hombre. Pues bien, se dice que esto ocurría cuando Boabdil, último rey de la Granada nazarí, partía para "el destierro por los Reyes Católicos" (¡sic!). Toda una aberración histórica cuando, Boabdil nunca fue desterrado por los Reyes Católicos, sino que entre 1492 y 1500 partió voluntariamente para el Norte de África, para no aguantar la tragedia personal de haber sido colaborador de los castellano-leoneses en la guerra de recuperación de Granada (1481-1492), luchando contra su padre el emir Abul-Hassan, debilitando el reino y favoreciendo la estrategia castellano-leonesa. En este caso, Romá sí pagó a traidores, por ello, recibió recompensas en bienes situados en las Alpujarras, el reconocimiento su condición real y su alto estatus social junto a sus hijos y familiares, así como mucho dinero en metálico. Los Reyes Católicos no lo desterraron, pero los desinformados autores del reportaje así lo dicen, confundiendo y creando falsa opinión entre los ciudadanos medios. Todo un ejemplo de falta de perspectiva y de rigor. Esto nos recuerda el dicho de que no hay peor ciego que el que tiene ojos y no quiere ver. Estas cosas nos hacen mucho daño como colectivo cultural a los españoles. Somos nosotros los que fomentamos el mito basado en la mentira sobre nuestro pasado, creando una falsa identidad producto de nuestra "incultura" presente y nuestra falta de actitud seria ante la vida.

Nadie se acuerda que la quema de libros está en el Derecho Romano, especialmente en la legislación de Justiniano, y que fueron la dinastía real capeta de la Francia medievalla que tuvo la "genial" idea de quemar junto a los libros a sus propietarios. Todo el mundo cree que este "invento" es de la Inquisición española... Tenemos que desmitificar todos estos malos entendidos que nos hacen mucho daño en el presente.

Por ello, la necesidad de que los titulares periodísticos sean lo más objetivo posible. El periodista por su incidencia en el ciudadano medio tiene una alta responsabilidad.

A Dios, lo que es de Dios, y al César, lo que es del César.

Odoario


LLIBRE DE PRIVILEGIS I FRANQUICIES DEL REINO DE MALLORCA

[Medieval Cartulary of the old Reign of Mallorca at the Historic National Archive in Madrid, found in PARES - Spanish Archives Web Portal]

Localizado, gracias al Portal de Archivos Españoles (PARES), uno de los códices que formaban el = <Libro de los Privilegios y Franquicias> del Reino de Mallorca en el Archivo Histórico Nacional.

El pasado 10 de mayo de 2007, fue inaugurado oficialmente el nuevo Portal de Archivos Españoles - PARES, la última generación informática del Ministerio de Cultura de España para la difusión y la gestión interna de los archivos estatales gestionados por este departamento, accesible a través de la URL http://pares.mcu.es.

A menos de un mes de esa inauguración, esta importante herramienta de difusión de nuestro Patrimonio Histórico Documental en Internet, ha servido para que el director del Archivo del Reino de Mallorca y un investigador hayan dado la noticia, divulgada en el Diario de Mallorca, sobre la localización de uno de los códices que formaron el antiguo Libro de los Privilegios y Franquicias = Llibre dels Privilegis i Franquicies del antiguo reino medieval, uno de los que integraban la antigua Corona de Aragón.

Gracias a los módulos de búsqueda sencilla y avanzada, así como al inventario dinámico de PARES, tanto Ricard Urgell, director del Archivo del Reino de Mallorca, y Antonio Planas, responsable del estudio jurídico del "Llibre dels Reis" = "Libro de los Reyes", pudieron localizar, lo que denominan "el códice más antiguo, hasta la fecha, del Llibre de Privilegis i Franquicies".

El códice más antiguo del que se tenía notica -según el Diario de Mallorca- databa de 1291. El nuevo ejemplar de cartulario supondrá, según los señores Urgell y Planas, la revisión y modificación de todos los estudios codicológicos e históricos.

En el año 2002 se presentó la edición facsímil del Libro de Privilegios y Franquicias, realizado por Josep María Quadrado y, según se indica en el Diario de Mallorca, esta obra "recogía a modo de archivo de seguridad los códices del Archivo del Reino de Mallorca", recogiendo sólo los veinticinco primeros códices. Posteriormente el equipo de investigadores llevó a cabo posterioremente un estudio del Llibre de Privilegis.

La importancia de este cartulario medieval estriba también, según el Sr. Urgell, en que en él se encuentra documentación del rey Alfonso III de Aragón, lo que es realmente importante, dado que en los códices conservados en el Archivo del Reino, datados entre 1295 y 1343, no había ningún documento sobre este monarca.

Con esta noticia debemos congratularnos por este "descrubrimiento", aunque no sea tal, pues el cartulario estaba en el Archivo Histórico Nacional, y su razón o signatura estaba recogida en los instrumentos de descripción del archivo disponibles en su sala de investigación, desde la formación de la Sección de Códices y Cartularios a principios del siglo XX. Habría que decir más bien, que ningún investigador ni archivero externo al AHN se había interesado por el tema. Pues las diferentes guías del archivo durante décadas han divulgado la existencia de esos fondos puestos a disposición de cualquier investigador para realizar todo tipo de estudios, históricos o codicológicos.

Ha sido gracias a la conjunción de dos factores, producto de la dinámica de trabajo de los Archivos Estatales del Ministerio de Cultura la que ha propiciado o favorecido esta noticia. Por un lado, la preparación de una revisión de los datos descriptivos de la Sección de Códices y Cartularios del Archivo Histórico Nacional, un hito en su ambicioso programa de descripción, y por otro lado, ha estado la difusión de esta información para uso general de los usuarios e investigadores en Internet a través del Portal de Archivos Españoles (PARES) (http://pares.mcu.es). PARES permite el acceso libre y gratuido las 24 horas del día a su gran base de datos, que funciona como un gran inventario, donde los once archivos estatales van introduciendo las descripciones de los documentos de todos los centros. De esta manera los usuarios e investigadores, sin estar condicionados por los horarios de apertura de los centros, ni estar obligados a desplazarse para consultar los inventarios, catálogos e índices, pueden realizar de forma libre y gratuita sus investigaciones y sondeos de información.

Los Archivos Estatales cuentan con una de las mejores colecciones digitales de cartularios y códices medievales y modernos, si juntamos tanto la del Archivo Histórico Nacional (Madrid) como la del Archivo de la Corona de Aragón (Barcelona). Recordemos que ambos archivos conservan la documentación generada en las competencias de los antiguos órganos de gobierno y administración de la jefatura del Estado, es decir, las antiguas monarquías española y sus antecedentes medievales. En este ámbito de competencias tuvo lugar la incautación de bienes eclesiásticos durante las Desamortizaciones del siglo XIX, de donde procede gran parte de los códices de estas colecciones, que en el caso del Archivo de Barcelona también contiene parte de la Biblioteca real de Aragón que fue depositada por los antiguos monarcas aragoneses en los monasterios de San Cugat del Vallés y en Santa María de Ripoll, entre otras instituciones. En estos momentos podemos acceder a los ejemplares digitalizados del Archivo de la Corona de Aragón directamente a través de PARES, y de las descripciones de los códices y cartularios del Archivo Histórico Nacional, que en breve dispodrán de sus imágenes digitalizadas, dado que este importante archivo acaba de terminar la digitalización de sus códices para difundirlos a través de PARES.

No olvidemos, que la colección de Códices y Cartularios del Archivo del Reino de Mallorca, archivo también de titularidad estatal pero de competencias transferidas a la correspondiente Comunidad Autónoma, está también relacionada con la de los dos archivos citados. Forman un conjunto, que sería muy interesante que en su día formaran parte de una misma colección, beneficiada por la difusión en común de estos interesantes fondos.

La noticia del Diario de Mallorca nos parece un tanto tendenciosa en el mundo que nos toca vivir. Pues no ha sido tal "descubrimiento", pues el códice ya estaba identificado y se conocía, sólo ha sido que el interés investigador ha coincidido con la difusión en PARES por parte del Ministerio de Cultura de la información descriptiva de los códices del Archivo Histórico Nacional. Durante cerca de un siglo los códices y cartularios de este archivo han estado disponibles para investigar de forma libre y gratuita.

De hecho, el Archivo Histórico Nacional preparó un completo instrumento de descripción en los años cincuenta: Pilar LEÓN TELLO y M.ª Teresa de la PEÑA: "Guía de la Sección de Códices". Madrid, 1950-1952.

La ficha descriptiva codicológica que difunde el Archivo Histórico Nacional recoge los datos precisos para que los investigadores puedan conocer el contenido del cartulario.



  • TÍTULO: Privilegia indulta regno Maioricarum per reges Aragonum
  • ALCANCE Y CONTENIDO: Descripción completa de cada uno de los cuadernillos o fascículos que forman el cartulario, indicándose la foliación y la fecha de los documentos.

Entre ellos se indica (fol. 29v) "Confirmación entre Pedro III de Aragón y Jaime II de Mallorca" (12-Febrero-1278), que sí correspondería a la novedad de localizar documentos del monarca aragonés en relación con el Reino de Mallorca.

El códice diplomático forma parte, como decimos, de la Sección de Códices y Cartularios, y tiene la signatura "CODICES,L.1498". Consta de 58 fols. en pergamino.

Su estructura interna es de lo más interesante, pues además de los documentos de cancillería, tiene al principio una serie de documentos no diplomáticos como:

  • Nota sobre el día en que fue tomada Mallorca.
  • copia de una cláusula tomada del Libro de los Privilegios de Mallorca sobre el cobro de salarios por jueces, abogados, procuradores, notarios y por barberos, cirujanos y médicos.
  • Un calendario.
  • Unos Evangelios.
  • Un "Oficium de Beata Maria in adventus".

Toda una manifestación codicológica medieval, a caballo entre un "códice misceláneo" y un "cartulario".

La noticia del Diario de Mallorca adolece de mucho subjetivismo, en base a cuatro puntos:

  1. No es un "descubrimiento" pues el cartulario ya era conocido y estaba divulgada su existencia en los instrumentos de descripción de libre acceso del Archivo Histórico Nacional. Sólo que cuando el interés investigador sale de los "corsés" territoriales las visiones se completan y dan mucho más frutos.
  2. Se habla de que el documento no puede ser adquirido por el Gobierno balear porque pertenece al Archivo Histórico Nacional. El documento no pertenece a ningún archivo, éstos los conservan y custodian, pertenece al Patrimonio Histórico Documental Español, que es común a todos los españoles y está encomendado al Ministerio de Cultura. La difusión de este patrimonio documental está reforzada por los instrumentos de difusión en Internet libres y gratuitos como PARES, que garantizan un mayor acceso a los documentos.
  3. No se indica que la herramienta utilizada es el Portal de Archivos Españoles (PARES), sino que las personas que han dado lugar a la noticia hallaron el documento ... "a través del internet"... "gracias al programa informático del ministerio de Cultura que distribuye toda la información digitalizada de sus inventarios y archivos"... Extracto un poco pobre sobre lo que significa el Portal de Archivos. PARES ha sido una herramienta clave en esta localización.
  4. No estamos ante ningún descubrimiento, puesto que el documento ya era conocido y estaba difundido en los instrumentos de descripción del Archivo Histórico Nacional, y ahora difundido en Internet vía PARES; sino que estaríamos ante unos estudiosos que centran su investigación en el códice, investigación, por supuesto, meritoria y digna de reconocimiento. La existencia del cartulario y su contenido ha estado siempre recogida en los inventarios / guía de la sección de este archivo. Descrubir es sacar algo a la luz que estaba escondido. Este no ha sido el caso. El mérito de este trabajo sería el de ser el primer estudio, que no es poco.

Lo que sí sería una gran noticia es que algún día en el ámbito del Ministerio de Cultura se difundiera la gran colección de códices y cartularios repartidos por distintos archivos tanto de titularidad estatal como de otra. Sería una ocasión magistral para la difusión de una de las mayores colecciones de códices de toda Europa, que tomaría entidad en todo su conjunto. En PARES muy pronto podremos acceder a los códices tanto del Archivo de la Corona de Aragón, que ya están en su mayoría, y a los del Archivo Histórico Nacional que lo estarán próximamente.

Debemos felicitar al personal de estos dos archivos por facilitarnos a los estudiosos de los cartularios y códices sus ricas colecciones, accesibles de forma libre en Internet, y por su esfuerzo de descripción de los mismos así como por digitalizar sus imágenes. Debemos animar al Archivo del Reino de Mallorca a que se una a estos esfuerzos de difusión con su también importante fondo de códices y cartularios, cuya verdadera importancia no se entiende si no se pone en relación con el resto de colecciones indicadas.

Los grandes beneficiados de esta cuestión afortunadamente son los códices y cartularios, que por fin pueden ser objeto de noticias y de conocimiento por parte del gran público de su existencia.

Odoario